Fotografía erótica: el arte del desnudo

 

En esta ocasión, abro un hueco a Marta, responsable de márketing de siete fotografía, un estudio español dedicado a la fotografía en todos sus aspectos: Interiores, moda, arquitectura, publicidad, etc. y apasionada de manera especial por el mundo del retrato.

Me ha hecho llegar (¡gracias Marta!), el siguiente artículo que quiero compartir contigo:

Fotografía erótica: el arte del desnudo

El cuerpo humano es una de las mayores y más bellas obras de la naturaleza. Una creación de proporciones perfectas, características únicas y extraña belleza que invita a seducir y a cautivar. Desde que el mundo es mundo, los cuerpos han despertado una inexplicable atracción y han provocado la necesidad de plasmar dicha belleza en el arte, en todas sus formas, disciplinas y movimientos. La pintura, la escultura, incluso la arquitectura han sucumbido a la figura humana como modelo único e incomparable.

Orígenes de la fotografía de desnudos

Y la fotografía no iba a ser menos. La fotografía erótica o de desnudos ha cautivado a artistas, teóricos y profesionales desde 1893, año en el que se tomó la primera fotografía de un cuerpo humano desnudo, captada por Louis Jacques Mandé Daguerre. Antes de esta fecha, la perfección del cuerpo humano ya se plasmaba mediante dibujos, pinturas y grabados. Pero fue gracias a la aparición de las primeras cámaras fotográficas y al atrevimiento y la pasión de artistas revolucionarios de la época, que nació esta disciplina cuyo objetivo es mostrar, desde el máximo respeto y sensibilidad, la belleza y perfección de la forma humana como centro y razón última de la fotografía.
Aunque en la primera mitad del siglo XIX, la fotografía de desnudos se vinculó directamente a disciplinas deportivas o a finalidades científicas, perdiendo sus características eróticas, fue a partir de la segunda mitad cuando comienzan a aparecer pequeños daguerrotipos con imágenes de prostitutas, bailarinas o jóvenes anónimas dispuestas a inmortalizarse a cambio de una (en algunas ocasiones ridícula) cantidad de dinero. Detalles más explícitos como la exhibición directa de los genitales, el coito o las relaciones lésbicas empezaban a salir a escena, lo que provocó grandes persecuciones en el mundo artístico y el anonimato de muchos autores, que se exponían a grandes multas y a durísimas penas de prisión.
Las primeras imágenes de desnudos, por su precio y por su inaccesibilidad, sólo se movían en altas esferas y, por tanto, en clases de muy alto nivel social y económico. Con el avance de la fotografía y la masificación de su producción, esta se abarató pudiendo llegar así a otros sectores de la sociedad para los que este tipo de arte había sido totalmente inalcanzable.

Grandes maestros del desnudo

Como todo arte que se precie, la fotografía erótica cuenta con grandes nombres que han llevado esta disciplina a su punto más álgido (por supuesto, no están todos los que son, y no son todos los que están).

 

1

Helmut Newton (1920-2004)

 

Fotógrafo australiano de origen alemán, considerado uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX y el artista que mejor supo inmortalizar las fantasías eróticas de su época. Ha publicado en revistas de renombre internacional como Vogue, Elle, Paris Match o Vanity Fair, además de haber realizado numerosas exposiciones en las mejores galerías del mundo hasta que, finalmente en 2004, se abrió un museo en Berlín dedicado íntegramente a su obra.
Su pasión: la sofisticación erótica, el lujo, el glamour y los tacones de aguja (no por el fetichismo en sí de los zapatos, sino por la forma en la que estiliza el cuerpo femenino, su mayor objeto de deseo). Sus modelos: mujeres altas y elegantes, de cuerpo perfecto y actitud dominante. Fotografías en blanco y negro con una sensibilidad inconfundible.

 

Horst Paul Albert Bohrmann (1906-1999)

Horst Paul Albert Bohrmann (1906-1999)

 

Este longevo fotógrafo alemán, que fue conocido por ser uno de los mayores fotógrafos de moda de su época, también “coqueteó” con la fotografía erótica a lo largo de su exitosa carrera. Sus años en París y posteriormente en Estados Unidos, favorecieron unos contactos y unos conocimientos que le servirían para desarrollar un exquisito gusto por los detalles y la belleza, así como por entender el cuerpo femenino como una obra maestra en sí, sin necesidad de artificios.

 

Patrizia Svarese (1953)

Patrizia Svarese (1953)

 

Fotógrafa italiana, nacida en Roma. Sus fotografías destacan por un inteligente cuidado de la luz y el movimiento, favoreciendo la exhibición del cuerpo humano en toda su magnitud. Es una de las grandes maestras del desnudo en blanco y negro, y sobre todo, del desnudo masculino, con el que alcanza la máxima emotividad, belleza y creatividad.

Además de los anteriores, también merecen mención otros nombres como Edwuard Weston, Howard Schatz, Jeanloup Sieff, Albert Watson, Lucien Clergue o el español Rafael Navarro… máximos representantes de este movimiento que considera el cuerpo humano como la máxima expresión del arte.

siete fotografía es un estudio especializado en fotografía profesional y producciones audiovisuales. Aquí tienes al equipo completo (son más de siete:)).

Como proyecto, nació de la inquietud y pasión por la fotografía de un grupo de fotógrafos profesionales freelance especializados en todas las disciplinas fotográficas.

Te paso los enlaces para que puedas ver el Portfolio, así como los distintos servicios que realizan los integrantes de siete fotografía.

Por supuesto, para que no te pierdas nada de ellos, tienen su propio blog así como presencia en las principales redes sociales: Twitter, Facebook e Instagram. E incluso, un canal en Vimeo.

Por mi parte, desearles mucho…

¡Éxito!

Un comentario sobre “Fotografía erótica: el arte del desnudo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *