Exposición Virtual Kuchi: Habitantes de los Ghats

Para nuestra segunda Exposición Virtual Kuchi os hemos preparado un destino lejano y fascinante.

En esta ocasión, de la mano de Sergio Carbajo, viajaremos a la India a través de su exposición:

Habitantes de los Ghats

Sergio Carbajo vive en Barcelona y se dedica, especialmente, a la informática. Desde hace muchos años, compagina su oficio con la fotografía a la que suma su pasión por viajar.
Pasión que le ha llevado ya por varios países y, en los últimos años, de forma intensa por Asia (Vietnam, Camboya, Japón, Sri Lanka y la India) mostrando especial interés por la parte antropológica del viaje, la gente , su cultura y tradiciones.
Su equipo fotográfico: una Nikon D600, varios objetivos y flashes SB700. En sus viajes carga cada día sobre la espalda todo el equipo porque, como Sergio dice:

Nunca sabes cuándo va a llegar ese momento irrepetible a fotografiar y hay que estar preparado.

La exposición Habitantes de los Ghats nos va a llevar hasta Varanasi, una ciudad que fascina en todos los aspectos. Varanasi es un núcleo religioso e histórico del norte de la India, un lugar sagrado de peregrinaje constante para la cultura hindú. Su historia, diluida en más de 5000 años, le ha otorgado varios nombres como Kashi, Benarés o Varanasi.

Sergio nos cuenta:

Mi primer contacto con Varanasi y con la India fue fugaz: apenas 2 días de visita. ¡Todo un shock cultural! La ciudad quedó grabada en mi memoria y yo me quedé con ganas de más. A finales del 2012, decidí viajar de nuevo a la India, pero únicamente a Varanasi. Fue mi primer viaje solo y, en principio, el objetivo era meramente fotográfico. Finalmente, resultó toda una experiencia personal.

Conseguí desprenderme de cualquier tabú o barrera cultural y vivir con naturalidad todos los aspectos de la ciudad: la religión, las costumbres, la muerte, el día a día.

En esta exposición, he querido mostrar a una parte de los habitantes de los Ghats (escalinatas que bajan de la ciudad al río Ganges) con los que pude compartir algunos momentos durante mi viaje. Los Ghats son, junto a los templos, los lugares más religiosos de la ciudad donde todo peregrino acude a purificarse. En ellas, se celebran ceremonias diarias y algunos sadhus deambulan recaudando calderilla en su vida de renuncia y devoción para alcanzar el Moksha.

¡Nos vamos con Sergio a Varanasi (o Benarés o Kashi)!

En Varanasi me alojé en el Ganpati. No en el hotel sino en la casa de los dueños situada cerca del mismo y que también tiene habitaciones. ¡No es un lugar tan bullicioso!

Cada mañana, me levantaba antes del amanecer para disfrutar de un buen chai caliente en el Meer Ghat. En las escalinatas, hay un pequeño hueco donde siempre me encontraba con un sadhu leyendo textos sagrados y realizando oraciones.

El amanecer es mi momento preferido en Varanasi. Los Ghats aún no están llenos de gente o turistas y los primeros rayos de sol tiñen el Ganges y los Ghats de Varanasi con colores vivos y cálidos. El sadhu Nondu era uno de los habituales y seguro que los que hayan estado en Varanasi lo reconocerán. Es de las personas más entrañables que conocí pero no con la que más hablé. Podía transmitirlo todo con un gesto y una sonrisa.

A primera hora de la mañana algunos hombre religiosos preparan sus pequeños pedestales delante del río Ganges. Allí ofrecen servicios a los peregrinos, santifican y ponen el tikka en la frente. En la foto un hombre finaliza el tikka en su frente.

La ciudad de Varanasi está totalmente volcada en el río Ganges. El hombre es el nexo de conexión entre ambos y a todas horas se puede contemplar a devotos y peregrinos realizando oraciones y actos de purificación en las aguas del Ganges. Paradójicamente, este río es uno de los más contaminados del mundo.

Una mañana, estuve haciendo una serie de fotos a un grupo de mujeres que  realizaban la puja de la mañana (acto de purificación en el río Ganges). La mujer de la fotografía me conmovió por la fuerza de su mirada.

Cada tarde, se realiza en el Ghat principal de Varanasi la ceremonia del Ganga Aarti donde se mezclan oraciones, música, olores, flores y colores en un ambiente místico. En la foto, un grupo de mujeres vestidas con saris tradicionale siguen el ritmo de la canción con sus palmas.

La mayor parte de las personas que ocupan los puestos de los Ghats para orar son hombre. Sin embargo, en esta ocasión encontré a dos mujeres (aprendiz y mentora) realizando unas oraciones enfrente al río Ganges.

Retrato de un sadhu al amanecer. Los sadhus visten ropas de tonos ocres y rojo como señal de su vida de devoción y renuncia. Un camino de vida santo en el que intentarán romper el ciclo de reencarnaciones y llegar al Moksha para librarse de las ataduras del karma.

Retrato de un sadhu al atardecer.

En mi ritual de cada mañana al amanecer, siempre guardaba un momento para ir a tomar un chai con el sadhu Monu. Un chico que hacía pocos años que había decidido iniciarse en el camino religioso y que llevaba dentro de su ropaje una camiseta de Bob Marley. Me enseñaba a hacer posturas imposibles de yoga y cada día tenía que traducirle una carta que le envió una chica en español para memorizarla. Si eres esa chica tienes que volver a verle y hacer ese baño en el Ganges.

Y, hasta aquí, nos trajo la exposición de los Habitantes de los Ghats.

Me quiero despedir de vosotros con una invitación a que visitéis la web de Sergio, y de su amigo, compañero de viajes y de trabajo David Navais. Una web en la que ambos combinan la pasión por la fotografía con la pasión por viajar y que está llena de fotos y vivencias compartidas.

Una web que tiene el curioso nombre de saylluiiis y que tenéis que visitar sí o sí:

El enlace a la web es éste.

¿Quizás prefieras Facebook?

O, tal vez, seguirle en su cuenta twitter @saylluiiis

Sea como sea, Sergio espera tu visita y tus comentarios. Ambos, agradecemos que pasaras por aquí.

2 comentarios sobre “Exposición Virtual Kuchi: Habitantes de los Ghats

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *